¿Qué hay tras un exorcismo?

Todos conocemos el argumento de la película “El Exorcista”. Para los más despistados, trata de una agradable niña que de repente es  poseída por el demonio. Durante todo el film el objetivo es sacarle al diablo de dentro de ella. Una vez que la vemos, la mayoría nos preguntamos si esto ocurre en realidad y, en caso de ocurrir, cómo es un exorcismo, qué ocurre realmente.

En España se han dado varios casos, si bien en muchas ocasiones son falsas posesiones. Y es que el mayor error es pensar que estás poseído cuando realmente se trata de un problema psicológico. Por ello, ante estos casos siempre es recomendable visitar un sacerdote, ya que en estos casos funciona como médico.

Y es que, la película de William Fredkin no se alejaba mucho de la realidad. Para averiguar si realmente el demonio está dentro de la persona es tan fácil como llevarla a una iglesia. Si rechaza entrar el templo, le quema el agua bendita o rechaza al cura estaríamos ante un caso de posesión. También es cierto, tal y como se explicaba en la cinta, que se hablan lenguas extrañas, la mayoría de ellas ya desaparecidas.

exorcista

Una vez que se comprueba que el caso de posesión es cierto se lleva a cabo el exorcismo. El ritual también es parecido. Agua bendita, lectura de evangelios y dar la comunión. Es esto último lo más complicado. Y es que el sacerdote que lo aplica puede resultar herido con diversos golpes.

Lo más difícil es encontrar las causas por las que suceden estos casos. Normalmente, según explican desde la Iglesia, suele darse en personas que no creen en Dios y, ni siquiera, en el demonio. Esto, afirman, les lleva a realizar ritos satánicos tomados como un simple juego, algo que luego pagan con casos como este. También suele darse en niños cuyos padres han realizado estas prácticas o en personas que venden su alma a Satán a cambio de recibir un beneficio.

Una vez expulsado, hay que realizar un seguimiento para comprobar que el demonio no vuelve a la persona y que está totalmente curado.

Eso sí, son casos que la Iglesia lleva con mucha cautela. La última polémica se dio por las imágenes del Papa Francisco hablando con un joven y dándole su bendición, lo que algunos consideraron un exorcismo, algo que negó el propio Pontífice.