¿Son reales los sueños?

Durante muchas noches nos levantamos angustiados tras un sueño, ya sea una pesadilla o algo realmente agradable. Y es que estábamos ante un sueño que parecía totalmente real, tanto que incluso llegábamos a sentirlo. Pero era solo un sueño. Ahora, ¿por qué se producen esos sueños? ¿Qué conexión tienen con la realidad? ¿Son premoniciones o recuerdos del pasado que no podemos borrar?

Cuenta la leyenda que en la antigua Grecia se consideraba a los soñadores como gente peligrosa. Sus sueños eran revelaciones demoníacas. Más adelante, los filósofos hicieron entender a la gente que simplemente se trataba de una actividad del alma.

sueños

Lo cierto es que los sueños son en la mayoría de las ocasiones reveladores de nuestra vida, ya sea del pasado, del presente o del futuro. Es cierto que, en otras, soñamos cosas inconexas entre sí, pero esto suele ocurrir cuando disfrutamos de un descanso amable y no hay nada que nos preocupe. Nuestra vida está tranquila, sin sobresaltos y sin demasiadas alegrías. Por ello es tan complicado tener este tipo de sueños, porque es muy difícil vivir en la plena tranquilidad.

Los más reveladores de todos son las pesadillas. Suelen darse cuando tenemos problemas familiares, de trabajo o con nuestra persona. Y casi nunca nos indican con exactitud por qué soñamos eso. Se dan sueños que están relacionados y que nos hacen pensar en ello, pero muy difícilmente las imágenes por las que tenemos dichas pesadillas. Por ejemplo, si nuestro problema es el alcohol, nunca nos veremos borrachos, sino veremos discusiones con nuestra pareja, rupturas en la familia o que somos despedidos en el trabajo. Todo ello nos indicaría que nuestro problema está afectando a los de nuestro alrededor.

Los sueños alegres también nos indican que algo pasa. Si soñamos que estamos con una persona distinta a nuestra pareja, en un ambiente de relajación, distensión y romanticismo, no quiere decirnos que realmente esa persona, a la que no conocemos de nada sea la persona con la que debemos estar, pero si nos enseña que no estamos bien con la nuestra, que algo falla. Si soñamos con nuestra familia o con nuestra pareja nos muestra que todo va bien. No quiere decir que esa playa paradisiaca en la que nos encontramos sea nuestro próximo destino, pero sí que os queréis.

Es necesario explicar también el sonambulismo. Suele darse en personas jóvenes o gente con problemas. En los primeros no tiene explicación, se da porque sí. En los segundos puede producirse por efectos secundario.

Estos son los tipos de sueños, ¿cuáles son los tuyos? Descubre, gracias a ellos, si eres feliz o no.