Pactos con el diablo en tiempos de crisis

La figura del diablo es una de las más reconocidas a nivel mundial, y son muchas las creencias que se centran en las oscuras intenciones de este ser maligno que busca corromper el alma del ser humano y castigarle a una eternidad de sufrimiento en el Reino de los Infiernos donde habita.

pacto con el DiabloEsta es la creencia popular que se ha mantenido durante siglos a través de muchas historias y leyendas sobre hombres y mujeres que se vieron engañados por las artimañas de Satanás y que fueron castigados por su bajeza moral que les hizo sucumbir a las tentaciones que les plantearon mediante una de las formulas más características de tratar con el diablo: un pacto.

Tal y como se relata en multitud de novelas y películas, la antítesis de Dios acostumbra a buscar a personas en una situación desesperada o bien caracterizados por una extraordinaria avaricia para proponerles cumplir todos sus deseos de una forma sencilla y sin ningún coste inmediato, que no obstante esconde una oscura condición por la que se emplea como pago el alma del sujeto.

Según antiguos relatos elaborados por San Jerónimo de Estridón, el primer acuerdo con el diablo lo realizo un joven en el siglo V, quien a cambio de lograr el amor de una hermosa joven acordó con un extraño mago renunciar a Cristo. Ésta, junto a otras leyendas como la del supuesto servidor de Satanás San Teófilo de Adana, que firmo un acuerdo formal con éste, se difundieron por toda Europa durante la Edad Media hasta nuestros días.

Muchos consideran una historia para niños que lo que busca es evitar caer en las diferentes tentaciones que a lo largo de la vida se presentan, pero otros consideran estos relatos completamente ciertos y reales, haciendo que sean muchos los que a día de hoy intentan hacer pactos con el diablo, especialmente en estos tiempos convulsos de crisis como los que vivimos actualmente, donde muchas personas que se encuentran en esta situación de desesperación ante la cual no encuentran otra solución bien para intentar asegurar el mantenimiento de sus seres queridos, o bien sea por avaricia desmedida.

Los supuestos pasos a seguir para hacer un acuerdo de esta naturaleza oscura pueden ser decepcionantes para algunos, que quizás esperan que el Señor del Mal aparezca ante ellos para discutir los términos del contrato, pero nada más lejos de la realidad. Para llevar a cabo el proceso hay que saber que no es necesaria la ayuda de nadie, aunque siempre se recomienda acudir a algún experto en estos temas para asegurarnos de que el proceso salga tal y como queremos.

Se recomienda hacer el pacto un mes antes de la luna llena, teniendo de esta formas tiempo suficiente para reconsiderar la acción, hacer una planificación de lo que queremos obtener mediante el pacto, y poder escribir una serie de peticiones para sí mismo. El acudir a la ayuda de expertos también hará que el ambiente en el que hagamos la invocación sea el adecuado gracias a una serie de símbolos y amuletos que harán que sea más probables el contacto. No hay una única forma de contactar con Satanás y todas son igualmente válidas, aunque serán necesarios muchos intentos para lograr el contacto, tras lo cual se pasará a la formulación de las peticiones.

Según algunas creencias se puede anular este acuerdo con un único y simple acto de arrepentimiento, por lo que es posible dar marcha atrás. También se indica que no todo el mundo tiene las capacidades sensoriales para lograr una conexión con el mundo de los espíritus, y por tanto con el diablo, lo que hará que el pacto no surja efecto.

Es una creencia bastante extendida que no obstante no suele salir del ámbito de los mitos, y aunque no se puede afirmar o negar con rotundidad la veracidad de esta información, recomendamos no confiar en un pacto de éste tipo para conseguir cumplir los objetivos que cada cual tenga en su vida.