El porqué del rechazo del cristianismo al horóscopo

Las creencias cristianas rechazan en su totalidad ciertas prácticas o celebraciones como el carnaval al considerarlo una fiesta pagana. Lo mismo ocurre exactamente con el horóscopo. Dios es el único que conoce nuestro futuro, no los astros. Y muchos menos las personas que dicen saber leer las cartas o interpretar las estrellas. Para ellos, se trata de personas sin fe que engañan a quienes confían en que puedan adivinar lo que ocurrirá en unos días, meses o años.

horóscopo

Pero lo cierto es que este papel de la Iglesia con la astrología viene de lejos.  En antiguos Concilios como el de Toledo se condenaba a los creyentes en ella al considerarles herejes. Afirma además el catecismo que estas personas de adivinación han de ser rechazadas ya que son incitaciones del mismo demonio para poder hacer, en algunos casos, lo imposible: hablar con muertos.

Desde el cristianismo también aseguran que estas creencias lo único que provocan es una visión falsa de la realidad. Ocultan los problemas. Cree que quienes acuden a ellas tratan de tapar su situación. Además, considera que las supersticiones son la forma en la que una persona demuestra que se ha desviado de su camino y ha perdido la fe en Dios. Satán ha ganado el pulso en esos casos según manifiesta la Iglesia.

Para “curarse” de este mal, consideran que hay que dejarse de pensar en el mañana, vivir día a día y confiar en Dios. Afirman que solo él es el encargado de marcar tu destino, nunca los astros.

Lo que es cierto es que pese a estas afirmaciones, desde el cristianismo también se ha mirado con otros ojos a la ciencia de los astros, no solo desde la parte crítica. El ejemplo de ello lo tenemos en Santo Tomas, quien afirmó que las estrellas no predecían el futuro, pero que si podía ser una parte importante de él.

En contra de las expresiones del cristianismo están los hechos. Un ejemplo lo tenemos  en el suizo Kraft predijo el atentado que sufrió Hitler en Munich.

Una lucha histórica entre el cristianismo y la astrología que parece durará durante siglos y que, quien sabe, lo mismo alguien ya sabe quién saldrá vencedor.

Atrevidos, cariñosos, orgullosos… así somos las personas según el zodiaco

No es lo mismo nacer en febrero, que en julio, y tampoco es lo mismo ser Piscis que Leo. La fecha de nuestra llegada al mundo afectará a muchos ámbitos de nuestra vida y nuestro paso por ella. Cada signo del zodiaco representa una vitalidad, una característica, un defecto…que probablemente no podamos cambiar nunca.

Por eso, vamos a ver qué caracteriza a cada uno de los signos del zodiaco y a conocernos mejor a nosotros mismos.

  • Aries (20 de marzo – 20 de abril): parece que nacer en primavera tendrá repercusiones toda la vida. Los Aries se caracterizan por ser impulsivos por luchar por todo lo que desean y entregarse en cuerpo y alma al amor. Son incansables, aunque si descubren que esa lucha es imposible, prefieren abandonar, sin ningún tipo de remordimiento y lanzarse a la búsqueda de un nuevo amor.
  • Tauro (21 de abril – 21 de mayo): los Tauro son orgullosos pero aman como no lo consigue hacer ninguno. Tanto, que su comportamiento posesivo puede llegar a agobiar y preocupar a su pareja. Su preocupación constante por el dinero provocará en ellos alguna que otra situación de conflicto con otros individuos.
  • Géminis (22 de mayo – 21 de junio): los Géminis son personas que vuelan en libertad, que les cuesta asumir compromiso alguno, aunque lo harán cuando consideren que han encontrado a la persona que puede hacerles completamente feliz. Suelen encontrar a su media naranja en personas dinámicas que no sean si posesivas ni celosas.
  • Cáncer (22 de junio – 23 de julio): el mayor logro de su vida será encontrar esa alma gemela a la que buscará incontestablemente. Son arriesgados y querrán conocer cuanto antes a esa persona con la que compartir su vida, lo que les hará en algunas ocasiones precipitarse y comprometerse con quien no debe.
  • Leo (24 de julio – 23 de agosto): son leales y responsables con los compromisos que asumen pero eso sí, con la pareja serán demasiado posesivos y tratarán de dominarla. Buscará relaciones duraderas y no tolerará la traición.
  • Virgo (24 de agosto – 23 de septiembre): los Virgo tendrán miedo al compromiso, a enamorarse, a depender de otra persona. Constantemente controlará sus sentimientos. Y cuando encuentre pareja será exigente y crítico. Pedirá una entrega total al otro lo que ocasionará en numerosas ocasiones, conflictos.
  • Libra (24 de septiembre – 23 de octubre): inestables y muy enamoradizos. Así son los Libra, lo que les llevará a esperar continuamente a esa persona ideal. Es muy importante el aspecto físico de su pareja, por lo que con el paso del tiempo se irán desencantando.
  • Escorpio (24 de octubre – 22 de noviembre): el amor será algo imprescindible en su vida. Pero debe tener cuidado porque puede suponerle más de un problema al ser tan obsesivo con su pareja. Sus amoríos, generalmente serán rechazados por su familia.
  • Sagitario (23 de noviembre – 21 de diciembre): tiende al rápido enamoramiento por lo que esto le traerá numerosos problemas y desengaños a lo largo de su vida. Pero esto no le afectará durante mucho tiempo, se recuperará enseguida.
  • Capricornio (22 de diciembre – 20 de enero): son estables y tranquilos y jamás perderán la cabeza ni el orden de su vida por un amor. Probablemente sean las personas más frías de todo el zodiaco. Se comprometerán porque creen que es algo que la sociedad tarde o temprano te acaba exigiendo, pero serán sensibles y amarán a la persona con al que finalmente compartan su vida.
  • Acuario (21 de enero – 19 de febrero): son originales, pero gran parte de su personalidad se la guardarán para ellos, convirtiéndose en personas reservadas, lo que puede traerle problemas con los que están a su alrededor. El amor será para ellos un reto, por lo que les costará encontrarlo.
  • Piscis (20 de febrero – 20 de marzo): siempre que se enamoran cree que es la persona definitiva, con la que finalmente pasará el resto de su vida lo que le supondrá enormes problemas. Necesitan constantemente cariño y afecto y se lanzan a la primera persona que creen que se lo puede aportar. Es el signo del zodiaco más propenso a contraer matrimonio a temprana edad.

El Horóscopo

La astrología es la ciencia que estudia los astros y se basa en la interpretación de la alineación de los planetas , las estrellas y en los elementos que los componen  y en la influencia sobre las personas o el efecto que puede tener el nacer, cerrar un trato, celebrar una boda,… en un determinado día.

Para elaborar un horóscopo (observar la fecha en la que se produce un nacimiento y otro acontecimiento) es necesario conocer la fecha, hora y lugar. Se debe hacer una división de la franja zodiacal en las doce casas astrológicas.

Las casas astrológicas comienzan por el Ascendente en la Casa I, habla de la propia persona y de su comienzo, la Casa II habla de las habilidades de la persona, entre ellas en la economía, la Casa III referente a la comunicación y la capacidad para ello, la Casa IV de las bases emocionales del hogar, la Casa V de la creatividad y la diversión, la Casa VI de la salud y el trabajo, la Casa VII la de “los otros“, relaciones sociales, la Casa VIII entre otras cosas habla de la muerte, la Casa IX religión, filosofía y viajes largos, la Casa X es la de la profesión, la Casa XI de la amistad y el futuro y la última casa, la Casa XII, llamada antiguamente “la del freno” recrea las angustias, los miedos,…

Las casas son necesarias para realizar la Carta Astral y debemos diferencias entre las Casas y los signos del zodíaco, ya que las Casas son fijas y los signos varian por el movimiento de la Tierra en su eje.

La elaboración de un buen horóscopo se encuentra en el estudio y la combianción de las Casas y los Signos, las Casas representan los intereses y los Signos disponen de cualidades.

Uno de los sites que más nos gusta al consultar el horóscopo es el de Vicente Cassanya astrólogo y escritor de reconocida experiencia.