Ojo Turco: talismán contra el mal de ojo

La semana pasada hablábamos de los amuletos, pero de los que acostumbran a ponerse en los hogares para lograr una máxima protección. Por eso, ahora es momento de hablar de aquellos talismanes que las personas solemos colocarnos y portar continuamente, para atraer así la buena suerte.

A pesar de tener su origen en Turquía, el ojo turco se ha extendido por todas las culturas, siendo uno de los amuletos más utilizados en todo el mundo. Aunque eso sí, no con la misma intensidad en unas culturas que en otras. Si bien en occidente suele estar presente en collares, pendientes o pulseras, en oriente, forma parte del día a día de las personas. En viviendas, oficinas, motores de coches o incluso en las colas de los aviones. Tal es la importancia de este amuleto que probablemente sea uno de los más usados en estas civilizaciones.

Cuenta la tradición que el ojo turco devuelve las malas intenciones y los malos sentimientos a quienes los lanzan, protegiendo así, al destinatario de los propósitos negativos. Y es que, estas culturas son muy creyentes del potencial y fuerza que un mal el ojo puede tener en las personas. Tal es la creencia que a todos los recién nacidos se les coloca en las camisetas, para la protección de cualquier tipo de mal de ojo.

El color típico de estos amuletos suele ser el azul, por la fuerza y que representa en la cultura turca, en concreto, y en la árabe en general. Aunque, según describen algunos libros de historia, el este color tiene otra explicación, que procede de la invasión de los pueblos del norte en la península de Anatolia. Cuentan que sus ojos azules eran los principales generadores del mal de ojo, de ahí que estos amuletos tengan ese color.

No debe resultar extraño encontrar estos talismanes en color rojo, característico de la fe judía en la que se asocia a menudo con la suerte y la buena fortuna.

Los seres humanos por naturaleza, unos más y otros menos, tenemos la desconfianza del mal de ojo o de cualquier otro tipo de embrujo gitano del que podamos ser víctimas, por eso, son necesarios estos amuletos para combatirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *