Leyenda de la Curva

Si, es una leyenda de las más antiguas,… pero tengo un amigo que siempre me la recuerda después de cenar,  cuando de camino a su casa hay como 2 kilómetros de curvas. ¿cómo vuelvo? Pues el miedo me sale por los poros.

Creo que es una de las leyendas urbanas más versionadas de la historia. Seguro que te la habrán contado varias veces en diferentes puntos, pero te sigue poniendo los pelos de punta.

Retomemos la historia,…

Esta leyenda  habla de un conductor que a altas horas de la madrugada regresaba a su domicilio tras una larga jornada de trabajo, bastante cansado y casi durmiéndose al volante. De repente, vio en la cuneta a una chica vestida con una larga túnica blanca desgarrada y llena de tierra. El conductor pensó que sería una persona accidentada y paró a socorrerla.

La chica se subió en el asiento de atrás y no mediaba palabra. El conductor pensó que se habría quedado sin habla debido al “shock” del accidente. Cuando la chica de repente le dice:  “cuidado con la curva”.

Al conductor le parecía todo muy extraño ya que era una carretera más bien recta,…al instante, se le apareció una curva muy cerrada con la que tuvo que pegar un volantazo quedándose el coche parado en medio de la carretera. A lo que el hombre se giró a preguntarle a la chica si estaba bien, y esta había desaparecido.

Cuando al día siguiente se lo contó a la mujer, esta le dio por loco. Pero más tarde en el pueblo le contaron que esta chica murió hacía unos años en esa curva y desde entonces al que para a socorrerla le avisa del peligro. Desde entonces la llaman La Chica de la Curva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *