Las brujas: ¿Mito o verdad?

Desde siempre hemos escuchado historias sobre la existencia de las brujas, mujeres que para obtener poderes sobrenaturales e inmortalidad, venden su alma al diablo y si el pacto resulta efectivo, reciben lo solicitado; sin embargo, es muy caro el precio que tienen que pagar, ya que está basado en lo que pida el maligno, incluyendo su apariencia; lo que las llevaba a transformarse en seres execrables.

La leyenda narra que podían volar sobre escobas, con un sombrero puntiagudo y hasta se podían transformar en animales.

Lo cierto es, que esta historia no es más que un mito, por mucho que desde siempre el hombre ha intentado comprobar si las brujas existen, algo que no se ha podido demostrar; sin embargo en algunas culturas aseguran que un familiar o persona cercana ha visto una. Lo que se convierte en una narración oral que va pasando de generación en generación. Esas fábulas se llevaron a la literatura y al cine que le han dado afirmación y continuidad a esta mitología.

¿Qué es el mito?

No es más que un relato tradicional sobre hechos fantásticos encarnados en seres sobrenaturales o curiosos, entre ellos dioses, semidioses, héroes, monstruos… en los que se pretende explicar un fenómeno determinado.

Ahora, ¿qué es una bruja? Según la definición, es aquella persona que practica la brujería, dotada de ciertos poderes que se apoyan en las creencias de diferentes culturas.

Pero en realidad, la bruja es un personaje recurrente de la imaginación contemporánea. En la Biblia eran condenadas por Moisés, lo que señala que en la antigüedad eran temidas e incluso prohibidas. Esto causó que durante la Edad Moderna se desatara en Europa una obsesión por la brujería, hasta convertirla en algo repudiado y temido que llevó a realizar capturas y y ejecuciones en un acto llamado “caza de brujas”.

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia Escena de la Inquisición : Brujas en la hoguera. Grabado medieval

Se creó la Ley Cornelia que empezó a condenar a muerte a todos aquellos que practicaran la brujería porque se decía que evocaban a los demonios e iba en contra del cristianismo. Esta práctica fue duramente castigada por ser considerada una forma de espiritismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *