¿Son reales los sueños?

Durante muchas noches nos levantamos angustiados tras un sueño, ya sea una pesadilla o algo realmente agradable. Y es que estábamos ante un sueño que parecía totalmente real, tanto que incluso llegábamos a sentirlo. Pero era solo un sueño. Ahora, ¿por qué se producen esos sueños? ¿Qué conexión tienen con la realidad? ¿Son premoniciones o recuerdos del pasado que no podemos borrar?

Cuenta la leyenda que en la antigua Grecia se consideraba a los soñadores como gente peligrosa. Sus sueños eran revelaciones demoníacas. Más adelante, los filósofos hicieron entender a la gente que simplemente se trataba de una actividad del alma.

sueños

Lo cierto es que los sueños son en la mayoría de las ocasiones reveladores de nuestra vida, ya sea del pasado, del presente o del futuro. Es cierto que, en otras, soñamos cosas inconexas entre sí, pero esto suele ocurrir cuando disfrutamos de un descanso amable y no hay nada que nos preocupe. Nuestra vida está tranquila, sin sobresaltos y sin demasiadas alegrías. Por ello es tan complicado tener este tipo de sueños, porque es muy difícil vivir en la plena tranquilidad.

Los más reveladores de todos son las pesadillas. Suelen darse cuando tenemos problemas familiares, de trabajo o con nuestra persona. Y casi nunca nos indican con exactitud por qué soñamos eso. Se dan sueños que están relacionados y que nos hacen pensar en ello, pero muy difícilmente las imágenes por las que tenemos dichas pesadillas. Por ejemplo, si nuestro problema es el alcohol, nunca nos veremos borrachos, sino veremos discusiones con nuestra pareja, rupturas en la familia o que somos despedidos en el trabajo. Todo ello nos indicaría que nuestro problema está afectando a los de nuestro alrededor.

Los sueños alegres también nos indican que algo pasa. Si soñamos que estamos con una persona distinta a nuestra pareja, en un ambiente de relajación, distensión y romanticismo, no quiere decirnos que realmente esa persona, a la que no conocemos de nada sea la persona con la que debemos estar, pero si nos enseña que no estamos bien con la nuestra, que algo falla. Si soñamos con nuestra familia o con nuestra pareja nos muestra que todo va bien. No quiere decir que esa playa paradisiaca en la que nos encontramos sea nuestro próximo destino, pero sí que os queréis.

Es necesario explicar también el sonambulismo. Suele darse en personas jóvenes o gente con problemas. En los primeros no tiene explicación, se da porque sí. En los segundos puede producirse por efectos secundario.

Estos son los tipos de sueños, ¿cuáles son los tuyos? Descubre, gracias a ellos, si eres feliz o no.

Aprende a interpretar tus sueños

A veces los recordamos y otros no. Pero siempre son protagonistas de las noches de cualquier tipo de animal o ser humano. Hablamos de los sueños. Esa fase en la que comenzamos a ver imágenes, en unas ocasiones con sentido y en otras sin él.

Aunque algunas veces escuchemos a personas decir que ellos apenas tienen sueños, es una afirmación completamente falsa, pues absolutamente todo el mundo tiene de entre 5 a 7 sueños cada noche. Pero, ¿qué sentido tienen? ¿Son ciertas las afirmaciones que se escuchan sobre determinados sueños? A continuación analizaremos algunos de los más comunes entre las personas.

Los sueños con caídas pueden significar temor a cambiar determinado status social, la pérdida de una persona a la que queríamos o incluso problemas económicos. Pero ante esta caída, nuestra reacción puede aclarar más aún el sueño. Si en ningún momento tenemos miedo, se puede interpretar que ante esas dificultades, nuestra actitud positiva, nos llevará a solucionarlo rápidamente. Pero si comenzamos a temer, puede significar que por delante queda una larga lucha.

La muerte sea quizá uno de los sueños que más pavor provoca entre las personas. Despertarnos con la sensación de haber vivido una muerte muy real, puede ser una premonición. Suele ocurrirles a las personas más sensibles. Aunque cuando es en una persona mayor, esto puede ayudarles a prepararse para la suya propia.

Los sueños con cuerpos desnudos no tienen que ver con el tema sexual. Al contrario puede significar no sentirnos a la altura de las circunstancias o incluso temor o miedo a que algún secreto pueda ser revelado. Pero si en este sueño, la persona en cuestión no tiene sensación de vergüenza, puede significar que es capaz de comprender a las personas y aceptarlas tal y como son.

El agua,  en calma, tranquila, es sin duda símbolo de paz y tranquilidad en la conciencia y la vida en general de la persona. Pero si están revueltas, se aconseja cautela y pensar dos veces en las decisiones importantes que tengamos que tomar. Soñar con inundaciones implica que  la persona está inmersa en un periodo de tiempo con luchas y emociones difíciles.

Probablemente uno de los sueños más positivos sea el de volar. Indica que la persona tiene buenos presagios y sabrá solucionar cualquier obstáculo que se le interponga en el camino. Soñar continuamente con volar es sinónimo de fortuna.