San Expédito de Melitene, el patrón de la crisis

El otro día viendo la televisión después de cenar, me pareció cuanto menos curiosa la noticia con la que se despedían los informativos de TVE: La Iglesia de Sant Jaume se ha convertido en lugar de peregrinaje en devoción a San Expédito de Melitene, el ya conocido como  santo de la crisis.

950708

Según cuenta la tradición se trataba de un alto oficial del ejército romano. Un día estando de servicio, fue tocado por la luz de Dios. En el momento de la conversación se le apareció un cuervo, símbolo del mal que le dijo: “Mañana, mañana, mañana”, interpretación que daba lugar a la que conversación se pospusiera al día de mañana. Pero el santo, acto seguido aplastó al cuervo con su pie derecho, exclamando: “Hoy, hoy, hoy”. De esta manera se propuso firmemente no dejar nada para el día de mañana, convirtiéndose aquel día al cristianismo.

Esta historia le convertiría en patrón de las urgencias y apuros de última hora, en especial referidos a temas laborales y judiciales.

No es de esperar con la que está cayendo en España aferrarse a los santos. Así lo comparten los presentadores del Telediario: “Acercarse a un altar calma la ansiedad que provoca perder un trabajo o no encontrado”. A lo que añade la periodista en la narración de la noticia: “Rezar es casi como cruzar los dedos, según dicen los psicólogos. La única diferencia es que la actividad que conlleva poner una vela tiene un efecto balsámico”.

Es habitual que los peregrinos que acuden al templo, lleven consigo flores y velas para adorar al santo. Con esta práctica, se ha visto acrecentado el negocio de las velas, como informan las noticias. ¡Alguien se tendría que beneficiar de la crisis!

Según cuenta el diácono de la iglesia en la pieza informativa, el santo es uno de los más venerados del templo junto con San Judas Tadeo, patrón de los casos difíciles y desesperados.

Visitar a San Expédito de Melitene, se ha convertido en una tradición en Barcelona, reuniendo cada día a un gran número de fieles, así que si te acercas por la ciudad condal no dudes en acercarte al templo para rezarle una oración.